Terapias Alternativas En El Manejo De Los Desordenes Temporomandibulares

Dr. Santiago Montoya F. Odontólogo, Cirujano Oral Maxilofacial Implantes dentales – Cirugía Artroscopia ATM

En el manejo de los desórdenes temporomandibulares se han utilizado diferentes terapias coadyuvantes, como La toxina Botulínica, el láser blando, Radiofrecuencia, Infrarojo, Acupuntura, (estimulación eléctrica transcutánea, TENS), Ozonoterapia, entre otras.

La toxina botulínica hoy en tipo A y B, han sido utilizadas en la Medicina con fines estéticos, sin embargo, debido a su mecanismo de acción, han sido utilizada con fines terapéuticos en diferentes áreas de la medicina y la odontología.

Esta toxina mediante una adecuada técnica produce un bloqueo transitorio de la contracción muscular, debido a esto se ha venido utilizando  como una terapia coadyuvante en el manejo de los trastornos temporomandibulares asociados a bruxismo, se infiltra a dosis adecuadas en los músculos masticatorios de cierre (Maseteros y Temporales); disminuyendo  la fuerza de contracción durante el bruxismo. También se ha utilizado en el manejo de hipertrofias (aumento de volumen) de los músculos maseteros, uni o bilaterales asociados por bruxismo, ya que al perder fuerza de contracción este musculo sufre atrofia (pérdida de volumen).

El Láser Blando, la radiofrecuencia, la luz infraroja; ocasionan diatermia y aumento de la vaascularización local, que contribuye al drenaje linfático de mediadores inflamatorios, llegada de células y reparación de tejido y desinflamación local, especialmente en los casos de dolor miofascial asociado.  EL mecanismo de acción de la acupuntura se basa en el equilibrio de puntos energéticos que ayudan en la somatización de algunos trastornos.

La ozonoterapia intraarticular, es una terapia muy controversial, pero que ha dado buenos resultados en el manejo de los dolores articulares. Se trata de un gas  toxico, muy oxidativo, pero a dosis adecuadas, desencadena unos mecanismos antioxidativos a nivel celular, que ocasionan eliminación de los radicales libres de oxígeno, producto del proceso inflamatorio intraarticular (stress oxidativo) y responsables de la activación del proceso de degeneración tisular en la enfermedad articular inflamatoria crónica.

Es importante aclarar que estas son alternativas coadyuvantes y deben ser indicadas y realizadas por un especialista entrenado, después de haber hecho un correcto diagnostico con el fin de no crear falsas expectativas, y deben tomarse como coadyuvantes a la terapia de manejo que se haya establecido con base en un correcto diagnóstico y siempre acompañado de un seguimiento y de imágenes de monitoreo (tomografía, radiografía, resonancia magnética, artroscopia, etc., según sea el caso.

Dejar un comentario