Trastornos Temporomandibulares (Parte 2)

Dr. Santiago Montoya F. Odontólogo, Cirujano Oral Maxilofacial Implantes dentales – Cirugía Artroscopia ATM

ARTROSCENTÉSIS  Y VISCOSUPLEMENTACION DE ATM  

El fluido sinovial es el encargado de proveer la nutrición y lubricar los tejidos articulares; en una articulación inflamada, existen cambios bioquímicos en éste alterando su viscosidad y se ha demostrado la presencia de mediadores inflamatorios y enzimas proteolíticas  en el fluido sinovial, que a su vez  son responsables del  debilitamiento de los tejidos intraarticulares, perpetuando así, el progreso de la enfermedad articular.

La artroscentésis es una técnica quirúrgica no invasiva cuyo objetivo es realizar un lavado interno de la articulación, con el fin de lavar todo el líquido sinovial inflamado y sus mediadores inflamatorios, a su vez que mediante presión hidráulica ocasionar el rompimiento y la eliminación de  adherencias intraarticulares; para permitir que se produzca un nuevo fluido, mejorar la función articular y disminuir la sintomatología.  Está indicado en casos de desarreglos internos con o sin reducción y síndrome de disco adherido; la mayoría de los pacientes relatan mejoría satisfactoria por varios meses.  En casos degenerativos o crónicos, se recomienda complementar la artroscentésis, con viscosuplementación. Este procedimiento inicialmente tenía como objetivo lubricar la articulación, mientras se producía un nuevo liquido sinovial, se han usado diferentes agentes como los corticoesteroides, el condroitín sulfato glucosamina (CSG) con resultados variables. Recientemente se ha venido usando ácido hialurónico (AH) con mejores resultados hasta por 6 meses. Recientemente se ha comenzado a usar fibrina Rica en plaquetas inyectable (PRF-I) obtenido del mismo paciente, la cual puede usarse junto con el AH, dentro de un protocolo aún experimental pero con buenos resultados a mediano plazo.

Esta terapia está dando buenos resultados en el manejo de la enfermedad articular en articulaciones mayores, rodilla hombro, etc. debido a los factores de crecimiento presentes en este plasma, los cuales estimulan que las células presentes en las articulaciones afectadas, comiencen a regenerar los tejidos deñados.  Una de sus mayores ventajas es que es del propio organismo, por lo que no existe posibilidad de rechazo o hipersensibilidad.  Por ahora existe un protocolo de 3 a 4 sesiones combinadas con AH, y se realiza bajo anestesia local.  Esta viscosuplementación también puede hacerse posterior a artroscopia diagnóstica, e incluso después de cirugía abierta, buscando el mismo objetivo.

En estudios con imagenología se ha encontrado recuperación del espacio articular, por lo que se presume que los factores de crecimiento presentes en el PRF, estimulan la formación de los tejidos articulares perdidos (hueso, cartílago), al estimular la quimiotaxis y la mitosis celular de los condrocitos, además estimulan la producción de fluido sinovial de óptima calidad.  A su vez tiene muy buenas propiedades antiinflamatorias.

La experiencia del PRF, en ATM es muy reciente, pero los resultados clínicos de su uso en patología articular degenerativa de articulaciones mayores, prometen ser un tratamiento muy efectivo, mínimamente invasivo, sin ningún tipo de efecto secundario desfavorable. Actualmente en Alemania se están haciendo estudios de condrogénesis con infiltración de una sustancia llamada LNA043, aún en fase experimental, donde se supone ocurre una estimulación similar, también ha habido avances con la inoculación de células madre, pero aún no existe un protocolo específico para el manejo de algunas artropatías de ATM.

Dejar un comentario